Descripción del proyecto

Cerámica /2018 – 2019
Quema a leña y eléctrica 300º – 1100º

Quiero estar al mismo tiempo en el agua, en el viento, en la roca. Situar la cerámica sobre recolecciones de suelos que son producto de procesos de erosión: fragmentación, arrastre, acumulación y entierro.

Ese suelo en el que camino, descanso y construyo mi casa, está en formación; en este momento la arena se está fabricando en el encuentro del mar con el acantilado, la arcilla se está produciendo río abajo en el roce de las rocas empujadas por el agua.

En ese suelo sentí estabilidad y permanencia, en ese suelo sentí peligro y miedo. Ese suelo tembló y entendí que también cambia, se subduce, choca, se alza, se hunde. Cuando me tiendo en la arena, elijo estar contenida y sostenida por un soporte mutable e impermanente, en construcción. El cuerpo del planeta es igual que el mío, el lugar que habito es la viva e impredecible corteza terrestre.

Quiero estar al mismo tiempo en el agua, en el viento, en la roca y quiero que se abra, se fragmente, se entierre, se funda, se evapore, se cristalice, sedimente, mientras yo estoy allí.